Una madre pide ayuda para su bebé de 5 semanas a toda Europa.

Cuando la mujer inglesa Tracie Wright supo en la semana 20 de su embarazo que su hijo no nacería sano, se sorprendió. Sus dos hijos mayores habían nacido sanos, ¿por qué algo estaría mal en su tercer embarazo? Los doctores le dijeron que su pequeño hijo tenía un defecto cardiaco y le hablaron sobre la posibilidad de un aborto.

En el Reino Unido, el aborto está permitido hasta la semana 24 de gestación. A pesar de la advertencia y después de una cuidadosa consideración, Tracie y su pareja decidieron tener a su bebé a pesar del pronóstico.

Cuando el día llegó y Tracie dio a luz a su bebé, la alegría del momento se vio ensombrecida por la mala salud del pequeño. Con tan solo 3 días de nacido, Charlie tuvo que ser sometido a una operación de corazón, pues la mitad izquierda de su corazón estaba sub desarrollada y tenía un agujero en la aorta. La operación logró estabilizarlo, pero a partir de ese momento, tenía que permanecer conectado a un respirador y a tubos y mangueras que monitoreaban y controlaban sus funciones corporales.

En los primeros 7 días de su vida, Charlie enfrentó dos ataques al corazón. Afortunadamente no hubo secuelas en el cerebro del pequeño. Hasta ese punto, Charlie tuvo que ser sometido a nueve operaciones y recibir 20 transfusiones de sangre. Por si fuera poco, Charlie sufrió un paro cardiaco tras una de las cirugías y los médicos intentaron revivirlo durante 30 minutos. Tracie sufría demasiado por el estado de su pequeño: “Ver a tu propio hijo sufriendo de esta manera es la peor pesadilla que cualquier padre puede vivir”.

El frágil cuerpo de Charlie padecía los estragos de las numerosas cirugías y necesitaba desesperadamente un nuevo corazón. Ya estaba en la lista de la Unión Europea para recibir una donación. Sin embargo, esta lista es muy extensa, pues muchos pacientes necesitan de un nuevo corazón. Por lo tanto, Tracie intentó acelerar la búsqueda de un donante a su manera.

Con una emotiva publicación en Facebook, Tracie pidió a toda Europa que se registrara como donante de órganos. “Estoy totalmente desesperada y puede que esto tome mucho tiempo, pero lo estoy intentando todo para ayudar a mi bebé. Mi pequeño niño necesita un corazón. Estar en la lista de espera para la donación de órganos puede parecer una mala idea porque sabes que otro niño puede perder la vida. Alguien ha perdido su orgullo y su alegría y eso rompe tu corazón. Sin embargo también se trata de un obsequio increíble para alguien más. Y creo que le brinda consuelo a otro ser humano el saber que tu hermoso bebé no morirá sino que vive pues está ayudando a alguien más de una manera indescriptible”.

El destino de Charlie ha alcanzado los corazones de muchas personas. Aún es incierto lo que sucederá cuando el pequeño encuentre a su donante; pues existe la posibilidad de que su pequeño cuerpo lo rechace. Tracie y su familia viven día a día y disfrutan de cada momento al lado de su integrante más pequeño. “Espero que al publicar la historia de Charlie encontremos un donante, pero también espero que más personas se conviertan en donantes de órganos para poder salvar más vidas.” Si alguna vez podrá llevar a Charlie a casa, eso es algo que está escrito en las estrellas. Sin embargo, Tracie está feliz por cualquier persona que se haya registrado para la donación de órganos, incluso si no es para ayudar directamente a su hijo.

Es increíble lo que las palabras de una madre pueden lograr. Este llamado ha llegado a miles de personas. Esperamos que muy pronto, Charlie pueda hallar a un donador compatible. Hasta entonces, le deseamos a su familia mucha fuerza, y Charlie, definitivamente, puede sentirse muy orgulloso de tener una madre con tanta fortaleza.